Ikebana

Ikebana considera la flor como un ser vivo, con un carácter (Shussho), que unido a la intención, imaginación y sentir del autor, logran la creación de una obra de arte cuando creador y flor llegan a un total entendimiento.

Ikebana podría traducirse como dar vida a las flores (“Ikeru”: dar vida y “Hana”: flor). Ikebana considera la flor como un ser vivo, con un carácter (Shussho), que unido a la intención, imaginación y sentir del autor, logran la creación de una obra de arte cuando creador y flor llegan a un total entendimiento.

Practicar arte floral japonés significa introducir un concepto que se desconoce en Occidente, el “Kado”. (“Ka”, también significa flor y “do”: camino), El camino de la flor. Una serie de valores que ha de respetar el practicante de Ikebana, no sólo cuando crea, sino durante toda su vida, basando su crecimiento personal en la armonía con el entorno y la naturaleza.

Es un concepto que nace en Japón, probablemente, por el gran respeto de los japoneses a los grandes fenómenos naturales que suceden en su país (terremotos, tsunamis, volcanes, bosques extremadamente densos de hoja perenne, excelsas montañas y una orografía complicada para un país de sus dimensiones).

Y, sin que el propósito del arte floral japonés fuese crear obras de arte para admiración, el resultado es siempre admirable cuando el autor crea un arreglo floral desde lo más íntimo de su ser en absoluta armonía con el Shussho de los elementos florales. Ikebana es un medio, no un fin. Cada composición ha de tener ALMA y ayudar a crear sensaciones y sentimientos.

Todo practicante de Ikebana o aquel que se inspire o desee inspirarse en este arte, ha de entender e incluir unos principios comunes:

  • Práctica del Kado.
  • Paz interna.
  • Respeto por la Naturaleza.
  • Observación del cambio de estaciones.
  • Conocimiento del Shussho de cada elemento floral.
  • Armonía entre elementos florales y creador.
  • Conseguir el equilibrio asimétrico en las composiciones.
  • Crear movimiento y volumen en las composiciones.
  • Alcanzar el Satori (despertar espiritual).

Texto adaptado del original manual Inspirado en Ikebana de nuestra compañera y maestra de arte floral,
Pilar León Tierraseca

En MiCactusVerde preparamos arreglos inspirados en Ikebana que puedes encontrar en nuestras tiendas. Son composiciones ideales para casa o para iluminar un rincón de la oficina. Pídenos presupuesto sin compromiso.

Además colaboramos con una artesana ceramista Valentina y Victoria Vajillas (en Mama Pottery) que crea unas cerámicas para las composiciones ideales.