Cuando nos pidieron ideas para este trabajo, nos pareció una gran oportunidad de mostrar que cualquier espacio puede convertirse con un toque verde; los elementos naturales cambian la perspectiva y más aun, la forma de trabajar y de disfrutar del espacio, somos mucho más felices.

En Madrid, en la zona de Azca ha nacido un nuevo concepto de negocio. Dicen que hay que reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos, y eso es lo que pensaron Manuel y su equipo, que cambiaron su farmacia tradicional por un espacio con un servicio de atención farmaceútica “innovador, disruptivo”, como lo han definido las grandes marcas, un traje a medida en el cuidado de la salud.

Todo ahí es diferente, la madera del mobiliario, el impresionante sofá que preside la entrada, las cristaleras, las lámparas…cuando entras no sientes que estás en una farmacia, y es que va mucho más allá, por eso era importante que en la parte que nos correspondía a nosotros, también marcáramos diferencia.

El espacio no tiene demasiada luz natural y además, siendo prácticos, se buscaba un mantenimiento mínimo por ello se optó sin lugar a dudas por una decoración con elementos preservados; jugar con las texturas. Con musgo finlandés de distintos colores creamos cuadros verticales para la zona del sofá, consiguiendo texturas y profundidad, y para el techo, elementos colgantes, hojas verdes, etc.

Nos pusimos manos a la obra. Aquí os mostramos algunas fotos del proceso de montaje y el resultado final.